Blog: Novedades

Siempre llenos, depósitos de acero inoxidable

Los productores de vino, de leche, de aceite, de zumo…, estáis de enhorabuena. En Juvasa.com os mostramos depósitos en distintas capacidades para el almacenamiento de vuestros líquidos. 

Conocidos comúnmente como “siempre lleno”, estos depósitos de acero inoxidable os permitirán conservar las excelentes propiedades de vuestros productos; y excelente también son las propiedades del material utilizado para su fabricación. Mediante la aleación de distintos metales, el acero inoxidable puede tener un aspecto brillante o mate, en concreto nuestros "siempre llenos" están acabados en acero inoxidable cepillado con patrón circular y son altamente resistentes a la suciedad y a la oxidación, 100 % reciclables y muy fáciles de limpiar (con algún producto de limpieza tradicional será suficiente para no dañar su superficie).


Normalmente este depósito se utiliza para grandes cantidades de líquido, pero para aquellos que no tenemos muy claro cómo utilizar un “siempre lleno” vamos a ver su funcionamiento, podréis comprobar que es muy sencillo:

Dependiendo de la necesidad de almacenamiento podréis elegir entre depósitos de 50, 100, 200, 300, 500 o incluso 1000 litros. Todos ellos llevan incluidos una tapa compuesta por una cámara de aire, una bomba de inflado, un manómetro y un grifo de vaciado de 1/2”, 3/4” o 1”, dependiendo de la capacidad elegida.

La tapa incluida en el depósito de “siempre lleno” lleva una cámara de aire que debe de ser inflada una vez que se coloque en el envase y flote sobre el líquido. Para ello se incluye la bomba de inflado, y a medida que baje el nivel del mismo habrá que bajar la tapa desinflándola. Mediante el manómetro, incluido también en este depósito, se conseguirá hallar la presión ideal para la buena conservación del envasado. Y en último lugar, por medio del grifo de vaciado que posee el “siempre lleno” se podrá sacar el líquido de su interior, teniendo en cuenta que, para el buen mantenimiento del envasado, cuando el nivel del líquido baje habrá que desinflar la tapa, esperar a que vuelva a flotar y volver a llenar la cámara de aire de la misma con la bomba de inflado. Como último paso, sólo nos queda medir la presión a través del manómetro.

Haciendo honor a su nombre, gracias a la tapa ajustable, no entrará en su depósito nada de oxígeno, evitando que su leche, su aceite, su zumo o su vino se oxiden. De este modo, aunque esté medio vacío, en todo momento parecerá que está siempre lleno.


29 de marzo de 2016 · Publicado en Novedades | Productos y Servicios

vino aceite envase leche zumo siemprelleno depósito aceroinoxidable


Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información sobre su navegación.
Si pulsa "aceptar" o continua navegando consideraremos que admite el uso e instalación en su equipo o dispositivo.
Encontrará más información en nuestra Política de cookies.