Blog: El rincón del técnico

Realiza y conserva tus propios encurtidos

Hacer tus propios encurtidos, ¡nunca fue tan fácil! Los encurtidos están buenísimos y siempre es buena hora para tomarlos, ya sean solos o acompañando una cervecita pero, si además somos nosotros quienes los hacemos, disfrutaremos aún más. Además, de esta forma, podremos cambiar, añadir o eliminar ciertos ingredientes o aumentar cantidades en función de nuestros gustos.

Después del gran repaso que hemos dado a las elaboraciones de aceitunas, en los siguientes artículos vamos a comentar las elaboraciones de algunos de los encurtidos más conocidos. Si quieres saber cómo hacer encurtidos, sólo tienes que seguirnos.

Para empezar, os vamos a dar una breve introducción al mundo de los encurtidos y a daros algunos truquillos. Esperemos que os gusten y, ya sabéis, a la hora de envasar no olvidéis que disponemos de una amplia gama de tarros de vidrio para su perfecta conservación.


Son numerosas las especies cultivadas que pueden ser encurtidas entre las que podemos citar: pepinillos, cebollita, zanahoria, pimiento, ajos, etc. Estos vegetales pueden ser sometidos a una fermentación, pasteurización, adición de azúcares, esencias y aromas, especias, etc., dependiendo del resultado final que se quiera obtener.

Existen diversos tipos de encurtidos:

- Encurtidos en fresco. Los encurtidos se curan durante varias horas en una solución de vinagre y se combinan inmediatamente con vinagre caliente, especias y condimentos.

- Encurtidos curados (muy elaborados en el sector industrial y altamente consumidos). Son aquellas hortalizas que se mantienen en una solución de salmuera durante unas semanas.

- Y  los encurtidos refrigerados. Son productos marinados desde un día a una semana en sal y especias (en frío) y que luego se almacenan en el frigorífico durante un tiempo antes de consumo.


Principios básicos para hacer encurtidos caseros

 - Los productos a encurtir estarán libres de golpes, serán sanos y no muy grandes.

- Para la preparación de la salmuera, podéis ver nuestro artículo anterior sobre los “conservadores naturales caseros”.

- Use vinagre blanco u oscuro comercial en el 5 % de acidez recomendado. Evite los vinagres de acidez desconocido o vinagres caseros.

- A la hora de envasar el producto, lo ideal es usar tarros de vidrio. El envase de vidrio es inerte, higiénico y no interfiere en el sabor de los alimentos, garantizando así la calidad original de su contenido. Además es totalmente impermeable, con lo que podemos ver el producto en todo momento.

- Tanto los envases de vidrio como las tapas tienen que ser aptos para la fermentación.

En los próximos artículos iremos dando algunas de las recetas que podréis ir elaborando.

13 de marzo de 2014 · Publicado en Recetas de Conservas

receta vidrio tarros cristal bote tarro alimentación comida encurtido conserva


Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información sobre su navegación.
Si pulsa "aceptar" o continua navegando consideraremos que admite el uso e instalación en su equipo o dispositivo.
Encontrará más información en nuestra Política de cookies.